El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
     
Arte Colonial Imprimir
Arte Colonial

Se conoce como Arte Colonial al efectuado en América bajo el dominio de España durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Desde España llegarán al Nuevo Mundo numerosos artistas que formarán talleres y enseñarán a los nativos los modelos y estilos de la península, como son el gótico, renacimiento, manierismo, barroco y neoclasicismo. Hay que señalar la importancia de la pintura en el proceso de evangelización, ya que sus temas religiosos y didácticos tratan diferentes episodios de la vida de Jesús, de la Virgen y de los santos más populares.


El arte colonial es producto de la imposición a los pueblos indígenas de las formas de vida europea. La iglesia católica en su afán evangelizador es quien patrocina el desarrollo de todas las artes, por lo que el arte civil casi carece de importancia, salvo en lo que se refiere a la arquitectura. Bajo la dirección de los frailes se elevan conventos y se crean instalaciones que no eran conocidas en Europa; el atrio para albergar cientos de indígenas que asistían a las ceremonias al aire libre. Para la misa, se creó la capilla abierta, con tres variantes: en la portería, en donde uno de los arcos es más ancho y elevado, para indicar donde queda el altar; la elevada, por lo general sobre la portería y el paño de la fachada, llamada tipo balcón y la exenta, provista de todas las instalaciones necesarias para que funcionara independientemente del templo conventual.

Otra novedad, son las capillas posas, usadas para posar al Santísimo durante las procesiones, las cuales se realizaban al aire libre, dentro de los límites del atrio, también se les llama capillas de ángulo, porque se construían en cada una de las esquinas del atrio. Las capillas posas son pequeños cuartos provistos de dos accesos, con el objeto de entrar por uno de ellos, realizar la ceremonia y salir por la otra puerta que se encuentra directamente frente a la siguiente capilla. Los templos fueron erigidos de una sola nave o basilicales, en una mezcla de estilos; romántico, gótico y renacentista, con sus modalidades plateresco y herré carente de las instalaciones de una verdadera fortaleza, pero carente de las instalaciones de una verdadera fortaleza, por lo mismo sin capacidad defensiva. Los claustros son también de estilos varios y en muchos de ellos se conservan pinturas murales, con temas relativos al Nuevo Testamento o a los santos. En escultura, se tallaron gigantescos retablos en madera, la que se cubrió con hoja de oro, adornada con imágenes manieristas estofadas, combinadas con pinturas al óleo sobre tabla, salidas de los pinceles de Simón Pereyns, Andrés de la Concha, Juan de Arrué, los Baltasar Echave y otros, que crearon obras de sabor medieval, con características flamencas o italianas.

Herramientas -- +